Manualidad para peques con mucho que contar

Manualidad para pequeños cuentistas

Al muso le encanta inventarse y contarnos historias. Le encanta MUCHO.

Le gusta tanto que hay veces en las que sentimos que si nos cuenta una historia más con toda seguridad se nos cortocircuitará el cerebro y caeremos al suelo inconscientes.

Y es que aprovecha cuando nos tiene sentados y vulnerables (en el sofá tras la cena, haciendo sobremesa en la cocina…) para colocarse en frente nuestro y decirnos con cara de emoción y su irresistible voz de trapo: “¿Os cuento una histoira? tengo 5 (y enseña 3 dedos); una es de un dinosaurio, Totoro, un zorro loco y Spiderman; otra es de un dinosaurio, un monstruo bueno pero un poco malo, una tortuga Ninja y yo; otra es de un cocodrilo muy malvado, Rayo McQueen, unos jambis (=zombies) que no comen gente, un saurio volador y…”  

En este punto ya le decimos que sí, que sí, que nos cuente lo que sea, y elegimos una de entre las opciones rocambolescas que nos ha dado sabiendo que nos espera una sesión intensiva y laaaarga de “imaginación al poder”.

Hace unos días vimos un vídeo de una niña de 3 años que se ha hecho “famosa” al colgar su mamá un vídeo en youtube en el que se la ve bailando mientras su madre (que es bailarina profesional) ensaya una coreografía. El caso es que las invitan a un programa y cuando la presentadora le pregunta a la pequeña: “¿te gustaría ser bailarina de mayor?”, la niña responde como si la presentadora fuera idiota: “¡yo ya soy bailarina!” :-D

No sabemos si el muso será “historiador”, escritor o cuentacuentos en un futuro y tampoco nos preocupa mucho; lo que tenemos claro es que ahora mismo, a sus 3 años, sí que lo es y queremos que tenga algo que se lo recuerde siempre; así que le hemos propuesto escribir su propio libro de historias (con la tía haciendo de escriba y co-ilustradora), y la propuesta ha sido todo un éxito.

El primer libro del muso (y los que esperamos le seguirán) es una manualidad súper sencilla que se ha convertido en un tesoro que guardaremos para siempre y que probablemente a él le encantará tener cuando crezca, pero es que además le permite dar rienda suelta a su imaginación y su pasión, estimula su interés por la escritura, nos permite hacer una actividad creativa y divertida juntos y le hace sentirse orgullosísimo de su personita cada vez que lo enseña y alguien lee sus historias; así que queremos compartir la idea con vosotrxs para que podáis proponérsela y disfrutarla con vuestrxs peques creadores.

Si son tan prolíficos como el muso pronto estaréis preparando ediciones especiales de “Cuentos para la abuela”, “Cuentos para papá”… y podréis hacerles un regalazo incomparable y absolutamente único a todos los miembros del club de fans de lxs artistas :-)

Así lo estamos haciendo nosotros:

manualidades peques

Cogimos unos cuantos folios (unos 10) y los doblamos por la mitad. Después con un punzón (o un taladro de papel) hicimos un par de agujeros al lado de la doblez y por ellos introdujimos un cordón que atamos con un lazo doble. Para que los agujeros del papel no se acaben rasgando con el uso y girar de las páginas, doblamos página por página como medio centímetro antes de llegar a los agujeros.

Una vez que tuvimos el libro en blanco decoramos la portada del libro con el título elegido; en este caso el muso solo quiso letras de colores y un retrato minimalista en marrón en la parte inferior porque el marrón es su color favorito (como se puede apreciar en la ilustración) y se nos había olvidado usarlo lo suficiente en las letras; la tía añadió la fecha.

Cuando la portada está lista y el historiador se siente inspirado, el escriba se prepara boli en mano y va escribiendo la historia que el peque le cuente. Y aquí ya podéis ser rápidos y olvidaros de intentar tener buena letra, no torceros, etc. a un historiador en to’ lo suyo es muy difícil seguirle el ritmo :-)

Cuando la historia ya está escrita se hace una ilustración justo debajo (relacionada con la historia o no, eso ya a gusto del autor/a) y se colorea.

No hace falta escribir la historia e ilustrarla en la misma sesión; el muso normalmente “dicta” varias historias seguidas a la velocidad del rayo hasta que de repente se acuerda del libro que cogió ayer en la biblioteca y se acabó por hoy; en otro momento coge su libro, pide que le leamos alguna de las historias (su cara de satisfacción cuando le leemos una historia suya, escrita con letras y dentro de un libro! no tiene precio :-) ) y le preguntamos si quiere que hagamos una ilustración para esa historia y es entonces cuando la dibujamos y coloreamos (importante dejar un espacio en blanco al final de cada historia para que puedan retomarla e ilustrarla cuando les apetezca).

El primer volumen de Historias del Muso ya se exhibe orgulloso en su rincón de lectura :-D

manualidad niños

 Porque no hay que esperar para ser lo que uno ya es ;-)

“Hay dos legados imperecederos que podemos dejar a nuestros hijos; el primero son raíces, el segundo son alas”

Anuncios

2 comentarios en “Manualidad para peques con mucho que contar

  1. kari rohde dijo:

    Muy buena idea! mi peque tiene dos años y medio y a empezado a leernos cuentos (coge un libro y nos cuenta lo que se le viene a la mente…mayormente describe acciones o hechos q no tienen nada que ver con las figuras que aparecen en el libro) pero es lindísímo y después empieza a cantar pero mayormente se inventa palabras que no conocemos. Haré un libro para los cuentos y otro para las canciones, genial!!!!!

    Me gusta

¡Nos encantará leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s