Poemas Verticales

Plantando primavera

 

Kahlil Gibran escribió que “Los árboles son poemas que la tierra escribe sobre el cielo” así que aprovechando una rara tarde de sol entre tantos días de niebla el padre inspiró a la tierra para que en nuestro jardín crezcan un cuarteto y un verso hechizado…

La tía y la madre querían tener una higuera porque al oler una sienten bailar a las niñas que fueron y se pintan sonrisas en las mujeres que son, pero cuando comentaron con una buena amiga que soñaban con una higuera en el jardín ésta les avisó de que las higueras atraían a los duendes. Y decidieron investigar.

Descubrieron que la higuera es uno de los árboles frutales más antiguos que se conocen y que aparece en el folclore de muchísimas culturas; no siempre de forma benévola.

Que aunque para los judíos representara la prosperidad y bajo sus ramas alcanzara Buda el nirvana y aunque fuera uno de los árboles preferidos de Dioniso (por húmeda y fecunda… ¡qué grande Dioniso!), existen multitud de leyendas, cuentos, rituales y advertencias en torno a la higuera.

En muchísimos lugares se considera que en el tronco de las higueras viven espíritus, duendes y gnomos e incluso se recomienda evitar que los niños se acerquen a una si no están bautizados. Para evitar sus muchos males existen curas, rituales y curiosas brujerías; “curada la planta, de maligna que era, vuélvese igual que cualquier otra y su sombra tórnase acogedora…”

Así que con unas cuantas leyendas en mente, una buena dosis de realismo mágico en todo lo alto y teniendo en cuenta que a la tía y a la madre los espíritus no las molestaron nunca pese a no estar bautizadas y que el muso, que tampoco lo está, tiene pinta de haber trabado ya amistad con un buen puñado de seres mágicos, se decidió que definitivamente habría una higuera en nuestra casa que algún día daría sombra, higos y buenos recuerdos a niñas que bailan, a duendes traviesos y a musas inspiradoras.

Ahora en nuestro jardín hay cerezas, nectarinas, ciruelas y nueces esperando a convertirse en poesía en flor la próxima primavera y una higuera erótica, por húmeda y fecunda, en espera de duendes y hadas.

frutales

Mientras, nuestro huerto sueña con que pase el frío…

huerto en espera

“…Volverás a mi huerto y a mi higuera: por los altos andamios de mis flores pajareará tu alma colmenera…”

Porque haya un montón de cosas deliciosas esperando a que las hagáis suceder en el 2013

¡Feliz Año Nuevo!

Anuncios

¡Nos encantará leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s