Regalitos DIY para los más pequeños

Útil, bonito, y barato

 

Esta semana celebramos el 2º cumpleaños del muso y, como suele suceder, todos sus aconteceres nos inspiran.

Los invitados al evento preguntan: “¿Qué le regalamos?¿Qué necesita?” y afortunadamente y aún con los malos tiempos que corren, no necesita nada; está bien comido cuando elige comer, bien vestido cuando conseguimos convencerle de que el nudismo no es factible en todas las ocasiones ni climatologías, y bien amado siempre y por encima de todas las cosas.

Y a pesar de ello hay que hacer sugerencias. “No le regaléis nada” no es una respuesta que goce de gran aceptación y además se corre el riesgo de acabar con un lote de cachivaches electrónicos con muchas luces y sonidos pero muy poca utilidad (alguien debería hacer un estudio sobre el dinero que cuestan ese tipo de juguetes y el tiempo que los niños realmente los utilizan; tras casi dos años de observación nosotros calculamos que sale a lingote de oro el minuto de uso).

Dentro de nuestra pequeña constelación familiar se acordó hace tiempo en asamblea que los regalos que nos intercambiásemos serían artesanales. Desde entonces Papá Noel no solo puede pagar la calefacción cuando acecha el frío polar sino que ha mejorado notablemente su currículum; ahora, además de transportista es carpintero, costurero, pintor y hasta tornero fresador llegado el caso y nosotros hemos recibido algunos de los mejores regalos de nuestra vida. Es imposible mirarlos y no sentirse amado independientemente de la calidad (algunas veces ciertamente dudosa) de los acabados.

Así que hemos recabado una serie de manualidades que se pueden convertir en regalos brillantes y sobre todo útiles para los más pequeños. Cualquiera puede elaborarlos con un poquito de paciencia y mimo y sobre todo, gastando poco dinero.

Rocaletras

Esta idea está sacada del genial blog: www.iammommahearmeroar.net

 El concepto es realmente sencillo pero el resultado es muy llamativo y ofrece muchas posibilidades de juego. Los niños pueden usar las piedras no solo para formar palabras o frases cortas, sino que pueden jugar a separarlas por grupos de color, a colocarlas de tal forma que hagan dibujos en el suelo y a otro montón de cosas más que seguro que se les ocurrirán.

Materiales necesarios e Indicaciones:

–       El primer paso es conseguir tantas piedras como letras queramos (para poder formar palabras o frases cortas es imprescindible que haya al menos tres juegos de cada vocal y de cada una de las consonantes más usadas y al menos un par del resto). Lo recomendable es que sean piedras de río (son suaves y lisas). Por suerte no hace falta tener un río cerca para conseguirlas ya que se utilizan como adorno y se pueden encontrar muy baratas en tiendas de jardinería o decoración.

–       Una vez conseguidas las piedras, hay que limpiarlas y dejarlas secar muy bien.

–       Una vez secas, se perfilan las letras con un rotulador negro indeleble.

–       Cuando haya secado el rotulador se rellena la letra con pintura acrílica, no hay que preocuparse si nos salimos un pelín del borde porque una vez seca la pintura lo mejor es volver a repasar los contornos de las letras con el rotulador indeleble para lograr un resultado perfecto.

–       Cuando la pintura y rotulador de las piedras hayan secado completamente es aconsejable dar al menos una capa de barniz sobre las letras para evitar que con el más que probable chocar de unas piedras con otras los colores se descascarillen.

–       Por último necesitamos una caja de cartón, plástico o lata que decoraremos con papel, tela o pintura y escribir en la tapa “Las Rocaletras de…..” junto al nombre de la afortunada personita que recibirá el regalo.

*Las pinturas acrílicas son solubles al agua, y se usan para pintar principalmente madera y latón. Mezclan muy bien, así que podemos hacer nuestros propios colores y además se puede barnizar una vez seca. Los botes de pintura acrílica se pueden conseguir en tiendas de manualidades por entre 3€ y 4€ el bote de 59ml. (la marca “Americana” es una de las más conocidas y utilizadas para manualidades); es verdad que la compra inicial no resulta muy económica, pero duran bastante y una vez que empecéis a hacer manualidades las amortizareis. Lo más económico es comprar los colores primarios y luego mezclarlas para conseguir el resto (las hueveras de plástico desechables vienen genial para hacer las mezclas).

 

Puzzle “Tú en el Mundo”

La inspiración y las imágenes para esta propuesta las hemos conseguido en www.countingcoconuts.blogspot.com y www.pinkprincesskingdom.blogspot.com. En ambos blogs se presentan como actividades Montessori para realizar con los propios niños.

Este tipo de “puzles” son una forma muy útil y sobre todo lúdica de conseguir que los más pequeños se familiaricen con conceptos como universo, planetas, continentes, países, etc. mientras se divierten.

Nuestra aportación para hacer de estos materiales algo duradero y apto para regalo:

–          Elegir preferiblemente madera como base sobre la que pegar las imágenes; pueden ser planchas (cuadradas, redondas…), bloques o cubos con un tamaño decreciente. Harán falta tantas piezas como “escenarios” queramos reflejar. Esta es nuestra selección:

El Universo – El Sistema Solar – Nuestro Planeta – Nuestro Continente – Nuestro País – Nuestra Ciudad – Nuestro Barrio – Nuestra casa y nuestro muso.

–          Seleccionar las imágenes (o en el caso de los más talentosos, realizar ilustraciones). La última pieza será un montaje fotográfico del muso o la musa en cuestión y de su casa.

–          Imprimir y pegar las imágenes y títulos sobre las piezas de madera y escribir los nombres de cada escenario.

–          Barnizar cada pieza al menos un par de veces para que las imágenes sean a prueba de intrépidos exploradores espaciales.

–          Forrar una caja de cartón con papel de regalo o tela que además de servirnos para presentar el regalo se utilizará después para guardar la obra de arte.

 

SolArcoiris

Con el éxito que tienen las pinzas de la ropa en nuestra casa no podemos entender qué estén tan desaprovechadas; por eso esta idea nos parece especialmente brillante.

Si a un puñado de pinzas le añades un arcoíris que se transforma en un SolArcoíris, ¡TACHÁN! (como diría el muso) tienes el éxito absoluto asegurado. Con este “juego” consigues que practiquen las habilidades motoras finas  ya que el movimiento que realizan para abrir las pinzas hace que ejerciten los mismos músculos de la mano que luego les facilitarán la escritura (movimiento de pinza del pulgar y el índice) y mientras aprenden los colores y se divierten. Desde nuestro punto de vista, un regalo perfecto.

Las fotos “inspiradoras” son de este blog: http://createsil.blogspot.com.es

 –          Lo primero que necesitamos es una plancha de madera cortada de forma circular. Sobre ella y ayudándonos con una regla dibujamos a lápiz tantas “porciones” como colores queramos utilizar. Esta es nuestra lista:

Rojo – Naranja – Amarillo – Marrón – Verde – Azul – Morado – Rosa – Blanco – Negro

–          Una vez dibujadas las porciones rellenamos cada una con un color diferente utilizando pintura acrílica (cuando seque pintaremos la otra cara de la plancha del color que elijamos y escribiremos el nombre del peque que lo recibirá).

–          Después pintamos las pinzas de madera para la ropa con los mismos colores que hemos usado para el sol-arcoiris (en nuestro caso necesitamos 10 pinzas)

–          Para acabar, una vez que las pinzas y la plancha de madera estén completamente secas, las barnizamos teniendo cuidado de que al secar las pinzas puedan seguir abriéndose (lo mejor es “ablandar” las pinzas abriéndolas y cerrándolas varias veces).

–          Como siempre, una cajita decorada donde quepa el regalo será el complemento perfecto para poder almacenarlo luego, en la tapa de la caja escribimos “El SolArcoiris de …”.

 

Spindle Manta

La Spindle Box es uno de los materiales Montessori más conocidos. Consiste en una caja de madera compartimentada en diez secciones que van numeradas del 0 al 9. Cada uno de los compartimentos contiene la misma cantidad de varillas de madera que indica el número de esa sección (en total 45 varillas).

Es una gran herramienta para el aprendizaje concreto de los números y el pilar que facilitará aprender otros conceptos matemáticos. Los niños tocan y ven la diferencia entre 2 y 4, lo abstracto pasa a ser concreto. Además como sucede con casi la totalidad de los materiales Montessori, los niños averiguan por si mismos si se han equivocado, ya que al llegar al último número se dan cuenta de que el número de varillas restantes es mayor o menor que 9, no hace falta un adulto avisándoles de que han cometido un error.

Buscando tutoriales para construir uno (dado el precio de la mayoría de materiales de este tipo) encontramos varias fotos de distintas versiones caseras, entre ellas esta que además es portátil, lo que vendría a ser una Spindle Manta, y nos pareció una gran idea para regalo.

Como se aprecia en las fotos (lamentablemente no sabemos de dónde han salido ni a qué mamá o papá artista se las debemos) para elaborarla hacen falta varios retales de tela o fieltro y 45 palitos.

En nuestro caso los números serán de colores diferentes (a juego con los palitos que correspondan a ese número) para que a nuestro peque le resulte más sencillo agruparlos al mismo tiempo que practica los colores. (La Spindle Box Montessori se empieza a usar cuando los niños ya saben contar y el muso cuenta, pero cuenta así: “One, cuato, osho, three…” J)

–          Dos retales de tela gruesa o fieltro que habrá que coser uno con otro (para que se vea la cara “buena” de la tela por ambos lados)

–          10 rectángulos de tela o fieltro para hacer los 10 bolsillos en los que irán los palitos, teniendo en cuenta que los últimos bolsillos contendrán más palitos así que hay que cortarlos más anchos.

–          Coser los rectángulos a la pieza de tela principal; nuestra sugerencia es coserlos todos con el mismo ancho (los bolsillos que hemos cortado más grandes quedarán más holgados) para que el efecto visual sea simétrico. Para ello lo mejor es dibujar en la tela 10 rectángulos de la misma medida que nos sirvan de línea de costura.

–          Poner el número correspondiente encima de cada bolsillo. Aquí las posibilidades son muchas, se pueden pintar con rotuladores o pintura para tela, se pueden bordar, se pueden recortar en fieltro y luego coser…

–          Los palitos deben ser todos iguales; se pueden comprar palos de madera redondos en tiendas de jardinería (de los que sirven para guiar las plantas) y cortarlos todos con la misma medida (una segueta y un poco de lija y listo), pero también valdrían palos de helado, lapiceros sin punta, pajitas de refresco o cualquier otra cosa en la que podáis pensar.

–          Aunque en las fotos no se aprecia muy bien, en uno de los extremos de la pieza de tela principal va cosida una cinta para que, una vez enrollada la Spindle Manta sobre si misma, se pueda cerrar atándola. Se dan unas cuantas puntadas uniendo la cinta con uno de los laterales de la “manta” (hay que dejar un extremo de la cinta más largo que otro para que al enrollarse sobre la Spindle manta cerrada acaben teniendo la misma longitud).

–          Para este no hace falta caja ya que se guarda sobre si mismo, pero coser el nombre del futuro propietario/a en la cinta sería el toque perfecto para acabar.

* Si no se enrolla muy apretada y por error se pone “boca abajo” ¡se caerán todos los palitos!

 

FamiMemory

El Memory es un juego al que probablemente hayamos jugado todos, ¿verdad? Varios pares de tarjetitas (dos vacas, dos perros, dos gatos, etc) que se colocan en el suelo desordenadas y boca abajo y que hay que intentar emparejar.

En este caso lo hemos combinado con una actividad lecto-escritora Montessori para que aparte de ejercitar la memoria y divertirse, se vayan familiarizando con la grafía de las palabras que ya conocen.

Nuestros pares de tarjetas tendrán, en una, una foto real de una persona, comida, juguete, animal o cosa que le encante y cuyo nombre ya conozca y sepa decir; en la otra, el nombre de lo que aparece en la primera tarjeta. Para hacer más fácil el emparejamiento, tanto los bordes de ambas tarjetas como las letras irán pintados del mismo color. Por supuesto no puede faltar una foto del muso/a en cuestión.

Hemos “dibujado” estas para que tengáis un ejemplo gráfico. 

 

Las tarjetas se pueden hacer pegando las imágenes y pintando las palabras sobre planchas de madera (tantas como parejas queramos hacer) y barnizándolas después, pero también se pueden hacer sobre cartulina que luego habría que plastificar (o forrar cuidadosamente con forro transparente para libros adhesivo).

Por último buscamos una cajita con tapa en la que guardar el FamiMemory, la decoramos, escribimos sobre la tapa “El FamiMemory de…” y ¡listo!

 

MonstruoPotatos Acuáticos

Hace algún tiempo hicimos esta manualidad para regalársela a un gran amigo del muso. La inspiración vino por uno de esos juegos para la bañera que consisten en distintas piezas con forma geométrica de colores que una vez mojadas se pegan en los baldosines. Una tarde de juegos con Mr. Potato hizo el resto.

Como los “mostros” son lo más esta temporada, el resultado fueron los monstruopotatos.

No tenemos fotos de nuestra manualidad, así que hemos cogido estas imágenes prestadas de Google Images para que os hagáis una idea.

–          Láminas de colores de Goma Eva. Se pueden encontrar en cualquier tienda de manualidades y papelerías (e incluso en blocs de 10 colores, como los de las cartulinas, en algunas tiendas de todo a 1 euro).

–          Recortar 3 o 4 bases que servirán de cuerpo para los monstruos.

–          Recortar y pegar ojos (circulo negro sobre circulo blanco más grande) de distintos tamaños.

–          Recortar y pegar bocas. En nuestro caso las bocas llevaban sus correspondientes colmillos, dientes o lenguas pegados para que no hubiera piezas demasiado pequeñas sueltas (usar un pegamento tipo loctite porque van a pasar mucho tiempo en el agua y si el pegamento no es muy resistente no durará mucho).

–          Recortar varias antenas, cuernos y orejas.

–          Recortar varias extremidades y tentáculos.

–          Para terminar, decorar una tartera de plástico (el mejor almacenaje para el baño) en la que irán guardadas las piezas. Nosotros la decoramos pegando en la tapa distintas piezas de Goma Eva que formaban una tarta con 2 velitas y el nombre del cumpleañero.

 

¡Por un montón de felices cumpleaños!

 

“El verdadero valor de un regalo no está en aquello que se recibe sino en el placer que nos proporciona y en la intención de quien nos lo entrega”

 

Anuncios

7 comentarios en “Regalitos DIY para los más pequeños

  1. Carol dijo:

    Wow! Me han encantado todas las propuestas! Me vienen fenomenal para esta época más casera que nos toca ahora.. además yo tengo poquísima imaginación :)) La primera va a ser las Rocaletras! Gracias! Besos!

    Me gusta

  2. elsa_q dijo:

    ¡Me ha encantado esta entrada! Bueno, la verdad es que las he ido leyendo más o menos todas y siempre me han gustado, pero la de hoy es especialmente práctica. Seguro que te copio algo 🙂 Un saludo y enhorabuena por el blog y por vuestro proyecto, tendría que haber más como este.

    Me gusta

¡Nos encantará leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s