El placer del placer ajeno

Sonrisas de regalo

 

De entre todos los placeres hoy nos quedamos con el placer de saber que el motivo de la sonrisa de alguien es causa y obra tuya; ¡qué alegría inigualable!

Y es que este placer delicioso no tiene nada de altruista porque la alegría tiene efecto boomerang; cuando se tiene, se comparte (como dice un amor nuestro, qué fácil es ser bueno cuando uno se siente bien), e irremediablemente nos es devuelta.

Si todas las personas dedicáramos una parte de la energía que gastamos tratando de conquistar cosas que al final hacen muy poca diferencia en nuestro estado de bienestar y satisfacción general, en idear y llevar a cabo formas de repartir alegría, conseguiríamos que las vidas de todos fueran sin duda mucho más plenas y dichosas.

Si de camino al trabajo hago una parada para tomar café y la persona que me atiende hace algo tan simple como decirme: “espero que tengas un día estupendo” mientras me regala una sonrisa genuina, una hecha solo para mi, ¿qué probabilidades hay de que yo sea mezquina o desagradable con quienes me cruce a continuación?

Y llevando por dentro y por fuera la sonrisa que me ha pintado la persona de la cafetería, es probable que me olvide de mi prisa, de que tengo sueño y de que, sinceramente, odio ir a la oficina, y le diga a esa chica que pasa por mi lado (con la misma cara que debo llevar yo la mayoría de los días): “qué bien hueles”; porque realmente huele fenomenal y vamos en el metro y habría que premiar a todas las personas que yendo en el metro huelen fenomenal.

Y esa chica, habiendo recibido un pedacito de ese buen humor y bienestar mío ¿no tendrá más fácil ser amable con la siguiente persona que se cruce en su camino?

Y así podría seguir la cadena…

Somos conscientes de lo utópico de este planteamiento, pero una utopía es una representación de un mundo idealizado, no de un mundo imposible. Y además hoy nos hemos levantado de un megalomaníaco que no va a haber mundo que se nos resista.

Para llevar a cabo este delirio de grandeza nuestro hace falta solo un puñado de personas con ganas de vivir entre gente contenta. Una vez conseguidos esos voluntarios se procede a dejarles sueltos para que vayan conquistando el mundo a su ritmo y a golpe de buen rollo hasta que la alegría se haga vírica. Brillante, ¿no?

Como material de apoyo a la labor de estos valientes hemos considerado imprescindible hacer una lista dedicada exclusivamente al placer de darle placer a alguien más. Al placer de regalar alegría. Para inspirarnos e inspiraros volvemos a echar mano de Amélie.

Cómo regalar alegría en un minuto y medio sin gastar ni un euro:

Alegrías de regalo:

–          Grabar un CD con canciones que te recuerdan a alguien y regalárselo.

–          Tener un baño de espuma preparado para alguien que sabes que ha tenido un día duro.

–          Meter una notita con mensaje en el bolsillo de alguien: “Que tu día esté lleno de sonrisas como esta J”

–          Cocinar el plato preferido de algún conocido y regalárselo en una tartera con un lazo.

–          Conectar el bluetooth en un sitio concurrido y mandar un mensaje a todo el que esté a nuestro alcance: “Me encantas”

–          Mirar fijamente a alguien hasta que te devuelva la mirada y  lanzarle tu sonrisa más deslumbrante, sin piedad.

–          Decirle un piropo a alguien mientras pasas por su lado: “Me gusta mucho tu camiseta”, “tienes una melena preciosa”, “qué bien te sientan esas gafas”…

–      …

Voluntarios e ideas, os esperamos con alegría.

Quiero dejar el mundo sabiendo que he reído mucho y a menudo a pesar de todo lo que he llorado,  que me he ganado el respeto y el cariño de gente inteligente y buena, que he merecido el afecto de los niños y he sabido disfrutar compartiendo su alegría; que en alguna medida al menos una vida ha sido un poco más vida por obra mía y que a mi manera he contribuido a hacer del mundo un lugar algo mejor,  porque sabiendo esto podré dejar el mundo sintiendo que mi vida ha sido un éxito.

 

you can always make me smile

Anuncios

Un comentario en “El placer del placer ajeno

¡Nos encantará leerte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s